Domingo 15º del Tiempo Ordinario

Escuchar y poner en práctica

 

Evangelio: “El que escucha la Palabra, dará fruto” ( evangelio)

 

  1. Las parábolas de Jesús no se reducen a cuentos para entretener a la gente. La parábola del sembrador es muy sencilla y elocuente. Con la imagen de la semilla Jesús se refiere a la Palabra de Dios. Esa Palabra es el mismo Jesús cuando habla y cuando actúa. Unos se acercaban, oían el mensaje de Jesús, incluso les gustaba, pero su forma de vivir no cambiaba en nada. Otros veían que la predicación cuestionaba sus posiciones de seguridad y buscaron la forma de eliminar cuando antes al Profeta. Sin embargo algunos “se acercaban” a Jesús, oían lo que decía y trataban de ponerlo en práctica. A estos se refiere la parábola con imagen de la buena tierra que recibe la semilla y con su jugo hace que prospere hasta dar fruto.

 

 

  1. Según el evangelio, no es suficiente oír. Hay que “escuchar”. Es la invitación que una y otra vez vemos en la Biblia: “escucha, Israel”. Implica dejarse impactar y transformar por la Palabra o propuesta de Jesús en el evangelio. Invitándonos a tejer nuestra existencia en el amor venciendo nuestro individualismo, el evangelio viene a ser como la lluvia que suavemente mulle la tierra para que sea madre de vida.

 

 

  1. En estos calores de verano con sobrevivir tenemos bastante. Pero también es tiempo, ya sin los agobios del trabajo, caer en la cuenta serenamente sobre nuestra vocación. “Lo sembrado entre zarzas significa el que escucha la Palabra, pero los afanes de la vida y la seducción de las riquezas la ahogan y se queda estéril”. Teóricamente seguimos aceptando el evangelio como camino de auténtica humanización; incluso lo ratificamos una y otra vez en nuestras celebraciones eucarísticas. Pero atención a nuestra práctica de vida. En la cultura hoy generalizada la obsesión de ganar dinero y de tener relieve social manteniendo apariencias, instala fácilmente a las personas en la superficialidad; más que pensar y actuar según la Palabra de Dios o Evangelio, acabamos pensando y actuamos según la moda que nos dictan los medios de comunicación. Hoy el Evangelio sugiere que debemos liberarnos de la superficialidad en que nos instalan “los afanes de la vida y la seducción de las riquezas”.

              Jesús Espeja, dominico

 

Comments are closed.