Segundo Domingo del tiempo ordinario

Invitación al seguimiento

  1. -En el bautismo de Jesús, que celebramos el domingo pasado, encontramos la confesión  creyente de los primeros cristianos: Jesucristo es el  Hijo de Dios; ungido por el Espíritu, su misión  ofrecer  le salvación para todos .Esa fue su carta de presentación  en la sinagoga de  Nazaret: los ciegos ven, los cojos andan, los leprosos quedan limpios y a los pobres se anuncia la buena noticia de liberación. Hoy el evangelio  trae la misma confesión: “éste es el cordero de Dios”. No  porque se inmoló  para placar a la divinidad sedienta de sangre, sino porque  se dejó seducir  por la presencia  del “Abba” que es amor, y fue testigo de ese amor  hasta entregar la propia vida  venciendo a la muerte.
  2. – Dos hombres se sintieron atraídos por la novedad que  ofrecía Jesús y decidieron  acercarse a él: “Maestro ¿dónde vives?”. Querían  conocer  más  su estilo de vida. Jesús  les abre las puertas y aquellos dos hombres se quedaron con él. Está sugiriendo el evangelista  el dinamismo  de la fe cristiana o seguimiento de Jesús. En un primer momento  nos sentimos atraídos por su proyecto: curar heridas, construir la fraternidad  incluyendo a los excluidos. En un segundo paso, viendo el apasionamiento y la entrega incondicional de Jesús a esa causa, nos quedamos con él, tratando de ser sus seguidores.
  3.  – En la Biblia  el nombre significa la realidad de la persona. Cuando Simón se dispone  a seguir de verdad a Jesús,  recibe un nombre nuevo :“te llamarás Pedro”. En el bautismo nos dan  un nombre que, según la costumbre  de los pueblos castellanos, significativamente era el nombre del santo del día. El  seguimiento de Jesús, configurar la propia conducta según la suya, significa una novedad,  la perfección de nuestra condición humana .A esta perfección remiten  expresiones como “nuevo nacimiento”, “hombre nuevo·”, “nueva creación” que vemos  en los escritos de la primeras comunidades cristianas.

                                                                  Jesús Espeja, dominico

Comments are closed.