Renovación de la Moral Cristiana

En la conducta de Jesucristo lo divino y lo humano van inseparablemente unidos. Una moral que oprima o devalúe a la humanidad no es cristiana; pero tampoco lo es una moral que ponga como centro absoluto al ser humano desgajado de lo divino. Tan nefasto es un sobrenaturalismo que niega las consistencia de lo humano, como un humanismo que lo absolutiza ignorando su condición finita.
La moral cristiana tiene por objetivo la realización del ser humano pensando, amando y viviendo desde Dios, cuya presencia continuamente origina, sostiene y perfecciona.

¿Cómo procesar desde la fe cristiana una situación en la que conviven católicos que aceptan una moral preceptiva con otros, más jóvenes, que no toleran imposiciones desde fuera e incluso con quienes, considerándose cristianos, se sirven una moral a la carta?

Estas y otras muchas preguntas compartiremos en este curso 2016- 2017.

Comments are closed.